Materiales

Promotoras Sociocomunitarias

Aprender entre mujeres, construir conocimientos, reconstruir ideas y saberes nos parece una instancia de cambio y transformación de la realidad que vale la pena experimentar. Es por eso que, primero, queremos agradecer a la SSHI por haber confiado en este proyecto, en nuestros/as profesionales y metodologías, y apoyarnos para que pudiera ser viable.

Promotoras Sociocomunitarias abrió puertas inesperadas: no sólo se conformó un grupo y se formaron mujeres en perspectiva de género, sino que también dio lugar a seguir construyendo identidades múltiples y complejas, a promover el orgullo por quiénes somos, por nuestras diferencias. El proyecto superó expectativas y objetivos, trascendió las cuatro paredes en donde se desarrolló y permitió abrir nuevos rumbos. Los contenidos, las metodologías, las discusiones tuvieron sus puntos culmine en las producciones y talleres elaborados por las propias promotoras, haciendo crecer los conocimientos y permitiendo llegar aún más lejos.

Promotoras Sociocomunitarias fue, desde su inicio, un proyecto pensado de manera integral, donde se pusieron en juego no solo las ideas y saberes, sino también el cuerpo, el movimiento, las voces, las palabras, las experiencias, transformándonos y complejizándonos en el camino.

¿Qué otros soy yo?

Este cuadernillo tuvo varias introducciones. La primera explicaba en detalle por qué quisimos crear este material. La segunda se enfocaba en las razones para elegir los relatos que aquí se incluyen. En el medio, incluíamos aclaraciones vinculadas con el lenguaje inclusivo y retomábamos algunas ideas de los relatos. También nos hacíamos muchas preguntas.

Pero ninguna de estas opciones nos terminó de cerrar, porque ninguna abría; y la idea original de este cuadernillo era proponer un espacio en el que pudieran leerse perspectivas diversas, algunas más conocidas que otras. Entonces, cualquier aclaración o anticipación que hiciéramos iba a condicionar las futuras lecturas de esas ideas y experiencias. De esa manera, el objetivo inicial del cuadernillo no se iba a cumplir. Por eso, esta introducción intenta no condicionar tu lectura. Esperamos haberlo logrado.

¿Qué otros sos vos?

Las sociedades estuvieron y estarán siempre en movimiento. Sin embargo, lo que parece haber cambiado más radicalmente en las últimas décadas es la modalidad de esa evolución: no solo bailamos al compás de una vertiginosa canción, también somos espectadores y espectadoras en tiempo real de nuestros propios pasos.

La pluralidad presente en todos los contextos de la vida cotidiana nos interpela y se retroalimenta con miradas también plurales, capaces de cuestionar las normas de convivencia desde el convencimiento de que ya no se trata de incorporar al “otro”, al diferente, sino de construir juntos un marco democrático e inclusivo en el que la participación
activa de cada una de las personas permita aprobar una de nuestras asignaturas pendientes: la equidad.

Vernos mientras hacemos nos permite mejorar nuestras prácticas como nunca antes. La familia, la escuela, el barrio y la comunidad necesitan cambiar sus estructuras institucionales para dar respuestas a preguntas urgentes. Respuestas claras o, al menos, esclarecedoras. Estos procesos solo pueden darse en contextos histórico-políticos que
favorezcan la inclusión y la igualdad.

Concebida tanto desde la reflexión como desde la aplicación práctica, Encontrarse en la diversidad (la fundación) es fruto de la suma de entusiasmos, voluntades y convicciones de personas diferentes que aman sus diferencias y las de los demás. Incansables defensoras y defensores de los derechos humanos, de la democracia, de la educación como un espacio plural e inclusivo, y del diálogo como una filosofía de vida.

Y vos, ¿cómo querés que te llamen?

Las 400 clases

El Manifiesto

Escribinos

3 + 7 =

Seguinos